¿Conoces cuales son los sabores del vino?

Todos sabemos que el vino se disfruta con los 5 sentidos, pero dentro de nuestros sentidos, el gusto es uno de los importantes

Es el sentido del olfato, junto con el del gusto, lo que nos proporciona el sabor, y debemos determinar qué parte de ese “sabor” es responsabilidad de cada uno de ellos.

Al fin y al cabo, sabor del vino, es más que una mezcla entre los sabores básicos que percibimos en la boca y los aromas que percibimos a través de la vía retronasal.

No queremos ponernos eruditos pero para tu info, la percepción del sabor a través del sentido del gusto se realiza en unos elementos con forma de cebolla conocidos como botones gustativos o calcículos gustativos, estando distribuidos fundamentalmente por la superficie de la lengua, agrupadas en estructuras más complejas llamadas papilas gustativas, aunque también pueden encontrarse en menor medida en otras zonas de la boca, como la parte interior de los labios y también en el interior de los carrillos.

Cuando somos adultos poseemos de media unos 500.000 botones gustativos, los niños posee más. Con la edad se empiezan a perder o degenerar. A partir de los 45 años, el sentido del gusto pierde facultades, por ello no es de extrañar que a una persona de más de 50 le gusten los vinos más potentes, mientras que las personas más jóvenes prefieran los vinos más afrutados.

En la boca existen cinco sabores fundamentales: dulce, ácido (o agrio), amargo, salado y umami, que pueden ser percibidos por estas estructuras y que constituyen el sentido del gusto, que, junto al sentido del aroma, conforma el sabor de las bebidas y las comidas.

¿Sabias que el cada parte de nuestra lengua detecta unos sabores en particular?

Salado

Este sabor salado lo detectamos en la parte central de la lengua, es complicado de localizar, pero se hace porque perdura más que otros sabores.

Suele darse en vinos de viñedos que están cercanos al mar o tienen la influencia de vientos marinos. Suele aportarlo también los componentes del suelo donde crece la cepa. Como, por ejemplo; los vinos finos.

Amargo

Este sabor se localiza en la parte posterior de la lengua, casi al principio de la garganta. Suele ser aportado por las pieles y los raspones, así como los compuestos que aportan las barricas de vinos.

Es con diferencia el sabor más duradero y en vinos blancos, con un amargor equilibrado se dice que aporta elegancia. En los tintos es mejor que su presencia sea liviana.

Acido

Este es uno de los sabores básicos del vino, ya que la acidez determina la vida del vino y su disfrute al beberlo. Vinos sin acidez se consideran muertos o apagados.

Los ácidos suelen proceder de la propia uva donde hay 3 ácidos básicos:

  • Málico,
  • Tartárico
  • y Cítrico.

O pueden venir por fermentación:

  • Láctico,
  • Succínico
  • y Acético.

Dulce

Este sabor se localiza en la punta de la lengua y proviene o bien de los azucares propios de la uva o de los taninos que pueden estar tan maduros que nos aportan dulzor al vino.

Aprender a diferenciar aromas y sabores es cuestión de practica y de catar vinos diferentes, y de disfrutar el proceso de aprendizaje, por supuesto!!  

A través de las experiencias enoturísticas y las visitas a bodegas que personalizaremos para ti; winelover, que te proponemos realizar podrás ir acumulando catas de vinos, y pudiendo apreciar por ti mismo el placer de comprobar que todo lo que te hemos contado en este post, ¡¡es verdad verdadera!!

¿Quieres que vayamos pensando en tu próxima escapada para disfrutar de vinos y entorno? ¡Hablemos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *