¿Sabes cuáles son las 10 tendencias que cambiarán el consumo de vino en 2025?

Para tener éxito las marcas deberán anticiparse a estas tendencias y adaptar sus estrategias en solo cinco años, según un informe de una importante consultora de consumo internacional, te lo resumimos todo.

Para poder enfocar tu estrategia es fundamental conocer a fondo al consumidor que pretendes llegar y convertirlo en el centro de toda tu estrategia de marketing; recuerda que tenemos que enamorarle con lo que le ofrecemos y con lo que le contamos en nuestra bodega sobre los vinos que ponemos en el mercado.

El análisis en profundidad de la tendencia que están al llegar identifica desde las implicaciones de la revolución tecnológica, hasta los cambios que liderarán los propios consumidores.

Todas estas tendencias deberían impactarán en los planes de marketing de las compañías en los próximos años. Para tener éxito en 2025, las bodegas y as empresas, en general, deberán anticiparse a estas tendencias y adaptar sus estrategias si quieren conquistar al nuevo consumidor, que será más senior, multicanal y protagonista. En definitiva, evolución y cambio continúo donde los paradigmas están constantemente siendo revisados.

Estas son las 10 tendencias de mercado que transformarán el consumo en sólo 5 años y en las que el sector del vino estará presente:

1. La tecnología será la protagonista y omnipresente

¿Alguien lo duda? No, claro que no. En solo un lustro el consumo será mayoritariamente digital y esta crisis provocada por el Ecovid-19, de confinamiento generalizados de la población, puede acelerar aún más estos plazos para normalizar las compras por internet, gracias a las facilidades del e-commerce que muchas bodegas tienen ya implementadas.

Un tercio de las 100 marcas más valiosas del mundo son actualmente tecnológicas. En los próximos años, no sólo seguirá aumentando este número, sino que otros negocios convencionales, incluso el pequeño comercio, usarán la tecnología para impactar al consumidor.

2. Desaparecen los gastos básicos

Los consumidores no sólo pierden fidelidad a las marcas, sino que también lo hacen a las tipologías de productos que se consideraban como básicas o esenciales en favor de otras que les ofrezcan mayor satisfacción. Las empresas deberán diversificar más su oferta y, al mismo tiempo, competirán entre sí por entrar en el «share of wallet», o presupuesto del consumidor. Un estudio reciente destacada que el 58% de los hogares dice ya «ahorrar para lo que quiere«, lo que significa que están dispuestos a sacrificar unas compras, para poder realizar otras que le aporten más valor-satisfacción de compra.

3. Cuánto más joven sea una empresa mayor probabilidad de éxito.

Los negocios serán más flexibles y colaborativos. La proliferación de empresas y start-ups que revolucionan los mercados hará que los negocios sean cada vez más jóvenes. Actualmente, la edad media de las 10 marcas más valiosas del mundo es de 42 años, cuando en 2006 era de más del doble (88). Siguiendo estos ritmos, en 2025 las empresas más importantes apenas tendrán 12 años de vida.

4. La clave está en ser diferentes en algún aspecto.

La innovación seguirá siendo clave para que las marcas puedan crecer. Ante un mercado cada vez más competitivo, las bodegas deberán ofrecer soluciones innovadoras para diferenciarse. El 37% de las marcas de Gran Consumo que más han crecido el último año utilizan la innovación como herramienta clave. Y el 90% de estas innovaciones han sido exitosas.

5. El consumidor preferirá lo más cercano.

Paradójicamente un mundo globalizado y tecnológico favorece a las pequeñas firmas y marcas locales, pero de gran consumo, que ya están creciendo un 50% más que las globales, contribuyendo a un 72% del crecimiento del mercado español.

Las compañías multinacionales tendrán que parecer locales para tener mayor éxito y adaptar su oferta a las demandas de cada comunidad o región para conectar con los consumidores.

Además, también debes tener en cuenta que tu cliente estará más concienciado con todo el tema medioambiental y del cambio climático, por ello, serán tendencia los vinos más respetuosos con el entorno (ecológicos, biodinámicos, veganos…), los de proximidad, las variedades autóctonas, vinos artesanos, entro otras tendencias que se mantendrán en los próximos años.

El consumidor será tecnológico, preferirá la innovación y las empresas jóvenes, pero que sean ‘cercanas’ a ellos.

6. Se extingue el ‘cliente’, aparece la ‘persona’.

Los productos y servicio ya no se deben personalizar, se deben hiper-personalizar. A medida que el consumo es cada vez más hiper-personalizado, y las decisiones de compra se toman más rápido, la empatía emocional será clave para conquistar a las personas.

Las marcas que apelan a las emociones de sus consumidores tienen 7 veces más probabilidades de ser compradas. Además, se multiplican por 15 las probabilidades de gastar más en la marca, y por 20 las de recomendarla a familiares y amigos.

Por ello, tener una presencia activa e interactuar con tus clientes en las redes sociales es fundamental para crear conexiones emocionales duraderas en el tiempo que fidelicen al cliente, esta tendencia ha venido para quedarse.

7. El consumidor quiere sentirse el centro cuando compra

Las empresas de éxito no venderán a consumidores, ni a clientes, ofrecerán sus servicios a Juan ‘el del taller’, a María ‘la abogada del cuarto’, a Pedro ‘el chico del monopatín’… El consumidor querrá ser protagonista y sentirse el centro. Las personas tienen una necesidad creciente a reafirmar su identidad (56%, 11 puntos más que hace solo un año). Cada vez más, querrán ser únicos, dejar huella y co-crear con las marcas, así que éstas deberán hacerle sentir protagonista.

8. Los mayores de 55 años en 2025 serán tecnológicos.

En 2025, el 37% de la población tendrá más de 55 años. Los seniors del año 2025 son los treintañeros en la llegada del nuevo milenio. La mayoría tendrán amplios conocimientos tecnológicos en el año 2025 y más calidad de vida, deseamos firmemente que así sea, además de más tiempo libre y más capacidad adquisitiva, por lo que las empresas deberán considerarlo como un público clave en las estrategias de su compañía, afectando a los planes de innovación y marketing.

9. La publicidad de las marcas será online

El canal digital será el más eficiente para la publicidad y la comunicación por su capacidad de llegar a más público, más segmentado y a un bajo coste para las empresas. El canal offline no desaparece del todo y deberá ser tomado en consideración especialmente aquellos conectados, como los canales de Televisión en streaming multimedia bajo demanda por Internet (Netflix, HBO, Amazon, Google, Facebook…) que serán importantes para conectar con los hogares por su amplia y creciente cobertura. Por eso, el mix más eficiente para la planificación publicitaria en 2025 seguirá siendo combinar los diversos canales. En la actualidad, las campañas que integran varios medios aumentan en un 45% su ROI respecto al que consiguen éstos por separado.

10. El consumidor buscará una oferta segmentada

Al consumidor no le interesa tanto una amplia oferta sino más concreta y acertada a lo que busca. Si las empresas buscan la segmentación de los consumidores en el siglo XXI, los consumidores harán lo propio con las empresas en el año 2025. Y ese será el gran reto para las firmas.

En este contexto, los canales que están entendiendo mejor estas necesidades son las tiendas de «surtido pequeño», establecimientos con una oferta más limitada pero ventajosa para el consumidor, como son las tiendas de descuento, cupones, el e-commerce…, que están creciendo en torno a un 20%.

Deberemos ser capaces de atraer la atención de nuestro cliente deseado ante tanta oferta, por ello, los nombres curiosos y las etiquetas de diseños o colores que atraen nuestras miradas seguirán siendo un gancho para tener muy en cuenta. Debemos ser “llamativos” para destacar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *